dimarts, 2 d’octubre de 2012

El conseller Bosch i l'inici "normal" del curs

La nostra companya Carolina Torres ha escrit aquesta carta al "Diario de Ibiza":


El lunes 10 de septiembre el conseller Bosch «augura un inicio de curso normal». Muchos centros educativos de Ibiza y Formentera han iniciado el curso escolar bajo una situación que, desde mi punto de vista, no considero del todo normal. Es por ello que le pediría que me aclarase una serie de dudas. Me gustaría saber si entiende por ´normalidad´ que haya muchos centros educativos en las Pitiüses en los que falta profesorado y que, por lo tanto, no se pueda empezar a impartir determinadas asignaturas. Si ve normal que estos centros tengan partidas presupuestarias por cobrar y que, por lo tanto, sigan teniendo deudas y falta de material básico. Si ve normal que siga habiendo alumnos que tienen que estudiar en aulas prefabricadas, como es el caso del colegio de Es Pratet, entre otros (con el tiempo que llevamos en esta situación, he de reconocer que hasta a mí a veces me parece normal). Si ve normal que tengamos aulas masificadas, teniendo en cuenta la gran diversidad del alumnado que tenemos en la actualidad. Si ve normal que a los alumnos con necesidades educativas específicas no se les pueda atender de una forma más individualizada. Si ve normal que en determinados centros los alumnos vean reducidas sus posibilidades de elegir optativas e itinerarios, limitando así sus posibilidades formativas. E incluso si ve normal que muchos estudiantes de nuestras islas no hayan podido cursar estudios universitarios por la disminución de las becas (hemos de tener en cuenta la dificultad extra que supone vivir en las Pitiusas para que nuestros hijos puedan estudiar determinadas carreras). Por no hablar de si ve normal la presentación de un anteproyecto de reforma educativa incoherente, discriminatorio y que limita la capacidad de pensar del alumnado.
¡Ah!, ya lo entiendo. Lo ve todo normal porque no ha visto camisetas verdes, pancartas en los centros, escritos en los diarios, manifestaciones o cualquier otro tipo de movimiento reivindicativo por parte del profesorado. Me gustaría aclararle que, si no ha visto todo esto es porque los profesores han invertido una gran cantidad de tiempo y esfuerzo cumpliendo, no solo con sus obligaciones, sino con el trabajo extra que ha supuesto el inicio de curso en unas condiciones lamentables.
Asimismo, me gustaría aclararle una serie de datos que usted ha comentado y que no son del todo ciertos. Hace referencia a que «solo habrá 550 profesores menos». Esta cifra no es real, ya que no tiene en cuenta la cantidad de profesores contratados a media jornada. Además, al inicio del curso esta cifra ha sido mayor, ya que a muchos interinos se les ha ido llamado a lo largo del mes de septiembre para cubrir plazas vacantes (que, por cierto, ya conocían desde julio).
Se atreve a afirmar que «los ratios de las aulas solo aumentan en cuatro plazas». Si quiere venir a ver las aulas, verá que esto no es real, hay grupos con más de treinta alumnos. Es cierto, en la mayoría de los casos no llegamos al tope marcado que es de 36, pero consideramos que treinta alumnos en un aula, con necesidades muy diversas, es una auténtica barbaridad.
Dice que el aumento de horas lectivas se encuentra «dentro del margen que prevé la legislación, y que permitirá mantener los sueldos y complementos retributivos de los profesores». Otro error más. Siguen recortando sueldos, han quitado complementos e incluso han eliminado la paga extraordinaria.
Con todo esto, lo único que pretendo es, por un lado, entender qué es lo que entiende usted por normalidad en las aulas, y, por otro, informarle de algunos aspectos que he visto que no tenía del todo claros.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada